En este módulo se abordan contenidos relativos a la administración municipal relacional como modelo de gestión. La interacción con la ciudadanía y con colectivos específicos permite establecer vínculos a través de los cuáles los administrados se convierten en parte activa de la organización municipal. Estas alianzas forman una compleja red de relaciones institucionales que a su vez se enmarcan, junto con otras estrategias comunicativas, en la política global de comunicación municipal. Los ayuntamientos, como gestores de lo público, deben trabajar en clave relacional para anular dos tendencias igualmente destructivas: la despreocupación municipal por aspectos singulares de la vida ciudadana y la apatía abstencionista de los ciudadanos que impide su implicación colectiva en asuntos de interés general.